Autor: 

FEMICIDIOS: LA CIUDAD INICIA EL PAGO DE LA REPARACIÓN A LOS HIJOS DE LAS VÍCTIMAS

Los menores de 21 años empezaron a cobrar una ayuda económica mensual, un apoyo esencial para estas familias; distintos sectores reclaman que el proyecto sea aprobado a nivel nacional y provincial

Maite, Uma, Julieta y Romeo se quedaron sin Claudia, su mamá, hace tres años. Ella fue víctima de femicidio, y el padre de los chicos, el autor, terminó condenado y en prisión. Su abuela, con mucho esfuerzo, se hizo cargo de ellos. Más allá del amor y la contención, pasaron muchas necesidades. Hoy, los cuatro están entre los primeros en cobrar la reparación para víctimas colaterales de femicidio en la ciudad de Buenos Aires, el primer municipio en aprobar y reglamentar la "ley Brisa".

En febrero de 2017, la Legislatura porteña sancionó esta normativa y la reglamentó en agosto del mismo año. La ley contempla, solo para el ámbito de la ciudad, una suma de dinero mensual para niñas, niños, adolescentes y jóvenes, hijos de mujeres víctimas de femicidio, si el padre fue el autor y está procesado o recibió una condena.

Ese monto es el equivalente a un haber jubilatorio mínimo ($7246,64) y lo podrá recibir cada uno de los hijos hasta los 21 años. Sin embargo, a nivel nacional, la misma ley, con algunas pequeñas diferencias, aún espera ser tratada por la Cámara de Diputados, luego de obtener media sanción del Senado el año pasado. Una situación similar, aunque con más avances, se da en la provincia de Buenos Aires.

Desde el 18 de enero, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad habilitó la inscripción para cobrar el acompañamiento económico y 11 menores ya están recibiendo el dinero. "Con esta política pública, la lucha contra la violencia machista y sus trágicas consecuencias da un paso adelante", expresa Guadalupe Tagliaferri, titular de la cartera porteña.

Pero mientras tanto, y paradójicamente, Brisa, la menor por la cual la ley lleva este nombre, aún no pudo recibir esta ayuda económica por residir en Moreno, una localidad bonaerense que, al igual que el resto del país, no cuenta con este beneficio.

Según datos recabados por el observatorio de La Casa del Encuentro, la ONG que comenzó a relevar los femicidios en 2008, el año pasado se registraron 295 casos en nuestro país y 407 hijas e hijos quedaron sin madre, de los cuales 254 son menores de edad. De las 295 mujeres asesinadas durante 2017, 14 residían en la ciudad de Buenos Aires, 100 en el Gran Buenos Aires y el resto, en otras partes del país.