Federales \ Corte Suprema de Justicia de la Nación
30/05/2017

LA CORTE DECLARA VÁLIDA LA PRÓRROGA de la COMPETENCIA ORIGINARIA PACTADA CUANDO CORRESPONDE DICHA JURISDICCIÓN

SUMARIO:             

                 Prorroga pactada en el contrato entre las partes. La CSJN entiende sobre su validez declarándose incompetente  para conocer de forma originaria. Validez  de  la  Prórroga  de  la  competencia  originaria  de  la  CSJN, en favor  de  Tribunales  Inferiores  de  la  Nación, cuando  corresponde  dicha jurisdicción  en  razón  de  las  personas. Prerrogativa  renunciable.

 

AUTOS Y VISTOS;   Considerando:

  1. La descripción de  los  hechos  en  los  que  se  funda  la  demanda, así como su objeto  y  el estado  en  que  se  encuentra  el  proceso, han  sido  reseñados debidamente  en  los  apartados  I  y  II  del  dictamen  de  la Sra. Procuradora Fiscal,  a  los  que  corresponde  remitir  por  razones  de  brevedad. 

Según se  desprende  de  las  Condiciones  Particulares  de  las  Pólizas  de seguro  de  Caución  nº  260.646  y  287.900, las partes  se  someten  a  la jurisdicción  de  los  Tribunales  Ordinarios  de   la   Ciudad  Autónoma  de Buenos  Aires“. 

Tal  postura  fue  reafirmada  por  la  actora  en  el  escrito  de  demanda. 

  1. En  reiterados  precedentes  el  Tribunal  ha  reconocido  la  validez  de  la prórroga  de  su  competencia  originaria en  favor de  Tribunales  inferiores de la Nación, cuando dicha jurisdicción corresponde en razón de las personas por  constituir  una  prerrogativa  que, como tal, puede  ser  renunciada  expre sa  o  tácitamente (Fallos:  315:2157;  321:2170;  330:4893;  entre  otros). 
  2. En  tales  condiciones, es  dable  concluir  que  esta  causa  por  cobro  del siniestro  que  se  denuncia  cubierto  por  las  referidas  pólizas, resulta ajena a  la  competencia  originaria  de  esta  Corte y  debe  ser  devuelta  al  tribunal de  origen  para  su  tramitación. 

Por  ello,  y  oída  la  Sra. Procuradora  Fiscal, se  RESUELVE:

(i) Declarar  la  incompetencia  de  esta  Corte  para  conocer  en  forma  originaria  en  este  proceso.

(ii)Notifíquese, comuníquese y devuélvanse  las  actuaciones  al  Juzgado Nacional  de  Primera  Instancia  en  lo  Comercial  nº 20, Secretaría nº 39, para la  continuación  de  su  trámite.

Fdo.: Elena I. Highton de Nolasco.-Juan Carlos Maqueda.-Carlos F. Rosenkrantz.-

 

-DICTAMEN  de  la  Sra. PROCURADORA  FISCAL- 

I.A fs. 55/59 la  Provincia  de  Río  Negro,  representada  por  su  Fiscal  de Estado, promovió  demanda ante  el  Juzgado  Nacional  de Primera  Instancia Nº 20-, contra  Fianzas  y  Créditos  S.A. Cía  de  Seguros,  con  domicilio en  esta  ciudad,  a  fin  de  obtener  el  pago  de  la  suma  de  $ 571.472,17  en concepto  de  garantía  de  ejecución  de  contrato  de  construcción  de  la Escuela  a  Crear  Dina  Huapi  –  LPN  Nº 2/10  RN” (póliza  260.646)  y  de sustitución  de  fondo  de  reparo  sobre  certificado  nº 1º  y  subsiguientes, hasta  agotar  la  suma  máxima  asegurada  de  la  mencionada  obra (póliza  287.900).

 

Refirió que,  por medio de la Resolución 20/13,  la  Dirección Ejecutiva de la Unidad Provincial de Coordinación y Ejecución del Financiamiento Externo, convalidó  la  rescisión  del  contrato de obra pública  para la construcción de aquella  Escuela, por  haberse  constatado  el  incumplimiento  de  las

obligaciones  asumidas  por  la  contratista  Hidroconst S.A. – Ingeniero Ramasco S.A. (UTE)

 

Señaló  que,  de  ese  modo,  se  produjo  el  siniestro –asegurado  por  la demandada  en  la  póliza  260.646,  y  que  se  determinó  que  correspondía reclamar  la  suma  de  $ 123.572,17  en  concepto  de  fondos  de  reparo  imputables  hasta  el  último  certificado  de  obra  emitido. 

Manifestó que, después  de  haber  intimado  a  la  contratista, se remitió  una  nota  a  la  Cía  de  Seguros  demandada  y,  una  vez  firme  la  decisión  de  rescisión, una  cartadocumento  a  la  misma  a  fin  de  reclamar el monto asegurado, a  lo  que  se  opuso  la  demandada  al  afirmar  que se había  configurado  un  supuesto  de  caso fortuito  o  fuerza mayor, con  la consecuente  exención  del  tomador  y, por  ende,  respecto  de  la  aseguradora. 

Negó  la  existencia  de  caso  fortuito o fuerza  mayor  que  habría  impedido la  ejecución  del  contrato  de  obra  pública,  al  sostener  que  la  contratista incurrió  en  incumplimientos  que  excedieron  ampliamente  las  dificultades  que  pudo  acarrear, para  el  normal  desarrollo  de  las  obras, la  erupción  del  volcán  Puyehue  acontecida  el  04/06/2011,  fenómeno  que  fue considerado  a  los  fines  del  cumplimiento  del  contrato, sin  que  –una  vez superado  ese  trance-,  la  UTE  reiniciara  la  ejecución  de  la  obra. 

Fundó  su  derecho  en  las  disposiciones  de  los  arts. 1986,  2005  y 2013, del Código Civil  vigente  con  anterioridad  al  1.8.15, en  las  condiciones  generales  de  las  pólizas,  en  el contrato de locación de obra  y  en  las  disposiciones  de  la  Ley  3.186 (de Administración Financiera y Control Interno del Sector Público)  y  el  decreto  188/04 reglamento  de  contrataciones, ambos  de  la  Provincia  de  Río  Negro. 

II.A fs.  62/63,  el  titular  del  Juzgado  Nacional  en  lo  Comercial  Nº 20, se declaró  incompetente para  entender  en  estas  actuaciones, al  señalaren lo sustancial-, que  se  trataba  de  un  pleito  de  neto  contenido  federal  entre  una  Provincia  y  un  vecino  de  otra. 

A  fs. 70,  se corre vista, por  la  competencia, a este  Ministerio Público. 

  1. Cabe recordar  que  no  basta  que  una Provincia  sea  parte  en  un pleito  para  que  proceda  la  competencia  originaria  de  la  Corte, sino que

resulta  necesario  además  que  la  materia  tenga  un  manifiesto  contenido federal (Fallos: 97:177;  311:1588;  315:448) o  se  trate  de  una  causa  civil, en  cuyo  caso,  resulta  esencial  la  distinta  vecindad  de  la  contraria, quedando  excluidos  aquellos  procesos  que  se  rigen  por  el  derecho público local (Fallos: 324:533;   325:1074,  747  y  3070, entre  otros). 

Es  dable  resaltar  que  a  partir  de  la  sentencia  dictada  in re Originario Barreto, Alberto Damián  y otra c/Buenos AiresProvincia  de   otro  s/daños  y  perjuicios“,(Fallos: 329:759),V.E. otorgó  un  nuevo  contorno  al concepto  de  causa civil que  deriva  del  art.116  de la  Constitución Nacional, al  que  expresamente  se  refiere  el  art24, inc1º, del decley 1285/58. 

De  acuerdo  con  lo  allí  expresado  y  sus  citas,  el  Tribunal  ha  atribuido ese  carácter  a  aquellos  litigios  regidos exclusivamente por normas y principios  de  derecho  privado, entendido  como  tal  el  que  se  relaciona  con el  régimen  de  legislación  enunciado  en  el  art.75, inc. 12º, de la  Constitución Nacional, y  se  ha  excluido  de  esa  naturaleza  a  los  supuestos  en  los que, a pesar  de  demandarse  restituciones, compensaciones o  indemnizaciones  de  carácter  civil, se  requiere  para  su  solución  la  aplicación  de normas  de  derecho  público  provincial  o  el  examen  o  revisión, en  sentido  estricto,  de  actos  administrativos,  legislativos  o  judiciales  de las  Provincias  en  los  que  éstas  procedieron  dentro  de  las  facultades  propias  reconocidas  por  los  arts. 121  y  siguientes  de  la  Constitución  Nacional. 

También V.E. tiene dicho  que  para  determinar  el  carácter  de  un  proceso no  basta  indagar  la  naturaleza  de  la  pretensión  sino  que  es  necesario, además, examinar  su  origen; así  como  también  la  relación  de  derecho existente  entre  las  partes  y  la  efectiva  naturaleza  del  litigio (Fallos:  311:1791  y  2065;   312: 606;   3152309). 

En  el  sub lite, de  los  términos  de  la  demanda a  cuya  exposición  de  hechos  se debe atender de modo principal  para  determinar  la  competencia, según el  art.4º del  Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, surge que la  Provincia  de  Río  Negro  pretende  que Finanzas y Créditos S.A. Cía de Seguros“, en  su  calidad  de  fiador solidario, cumpla  con  el  pago  de las  sumas  garantizadas  mediante  las  dos  pólizas de seguro de caución 260.646  y  287.900, adeudadas  como  consecuencia  del  incumplimiento  que  atribuyó  a  Hidroconst. S.A.-Ing. Carlos Ramasco S.A. UTE, por  el  contrato  de  obra  pública  suscripto  con  la  Provincia  para  llevar  a

cabo  la  construcción  de  una  Escuela, conducta  que dio lugar  a  la  rescisión  de  dicho  vínculo  contractual. 

En  consecuencia, considero  que  la  materia  en  examen  no  puede  ser  calificada como causa civil“, toda  vez  que  para  resolver  el  pleito, V.E. debería  examinar, normas y actos locales  (como  son  las  disposiciones  relativas al  régimen  de  contrataciones  de  la  Provincia  de  Río Negro  y  la rescisión  del  contrato  de  obra  pública  que  dio  origen  a  la  fianza  que se  pretende  ejecutar),interpretándolos  en  su  espíritu  y  en  los  efectos que la  soberanía  local  ha  querido  darles,  lo  que  determina  que  sean  los  jueces provinciales  los  que  tengan  cargo  el  conocimiento  y  la  decisión de tales cuestiones (Fallos: 312:282;  316:1740;  320:217;  323:3924; 330:1718) en  tanto  el  respeto  del  sistema  federal  y  de  las  autonomías  locales  re-quiere  que  sean  ellos  los  que  intervengan  en  las  causas  en  las  que  se ventilen  asuntos  de  esa  naturaleza, sin  perjuicio  de  que  las  cuestiones  federales  que  también  puedan  comprender  esos  pleitos sean susceptibles de  adecuada  tutela  por  la  vía  del  recurso  extraordinario (art.14, Ley 48). 

No  obsta  a  lo  expuesto  que  el  demandado  tenga  distinta  vecindad  con la Provincia actora, toda  vez  que  el  Fuero Federal  por  las  personas  cede frente  a  las  causas  regidas  por  el  derecho  público  local,  ya  que  deotra  forma  se  violarían  las  autonomías  provinciales.(*) 

En  tales  condiciones,  dado  que  el  art. 117  de  la  Constitución  Nacional, dispone  de  modo  taxativo  los  casos  en  que  la  Corte  ejerce  su  competencia  originaria  y  exclusiva, la  cual  por  su  raigambre, no  es  susceptible  de extenderse  a  otros  casos  no  previstos  (Fallos:  314:94;  318:1837; 322:1514;  323: 1854;  325: 3070), opino que  la  causa  resulta  ajena  a la  competencia  originaria  de  la  Corte”.

Buenos  Aires,  17  de  marzo  de  2017.      Firmado:  Laura  M.  Monti.