Autor: 

RELEVAMIENTO EN VILLAS: las más precarias del país están en Río Negro y Corrientes

            Entre 2013 y 2016 no hubo mejoras en la infraestructura. En la Ciudad están las menos vulnerables

            Los asentamientos más humildes del país se mantienen exactamente igual que hace tres años. El dato surge de un informe realizado por la ONG Techo en base a su relevamiento de asentamientos precarios hecho en 2013 y 2016. Las villas de la ciudad de Buenos Aires siguen siendo las menos vulnerables, mientras que las de Corrientes, Río Negro, Rosario y Neuquén son las que tiene mayores déficits en cuanto a los accesos a servicios (agua, gas), cloacas, cercanía geográfica a factores de riesgo, impacto de las inundaciones, disponibilidad de alumbrado en las calles, entre otras variables.

            La organización recorrió más de dos mil asentamientos en once provincias y allí construyó un Índice de Vulnerabilidad Territorial (IVT) en el que se clasificó en una escala de 1 al 4 -media; media alta; alta y crítica- el grado de vulneración de derechos que existe en los distintos barrios.

            Entre las variables analizadas se encuentran el acceso a servicios básicos; la cercanía a un factor de riesgo como torres de alta tensión, basurales; impacto de las inundaciones; acceso de bomberos, ambulancia y policía; titularidad de los terrenos; cercanía a centros de salud y educativos; alumbrado en las calles; recolección de residuos; calles asfaltadas y medios de transporte público. A todas se les adjudicó un valor y mediante una fórmula catalogaron el asentamiento dentro del rango al que pertenece.

             Según las categorías establecidas por este índice, en promedio, el grado de vulnerabilidad es alto en 5 de cada 10 asentamientos. Esto significa que en ellos, no ingresan las ambulancias, se inundan cada vez que llueve y que el acceso a los servicios básicos es una dificultad diaria. Por otra parte, aunque en menor porcentaje, 2 de cada 10 se encuentran en condición crítica. En ese sentido, las provincias que mayor problemas tienen son las de Corrientes, Río Negro, Santa Fé (Rosario) y Neuquén. Mientras que la Ciudad de Buenos Aires es la que menos vulnerabilidad tiene.

               La ONG realizó el mismo informe hace tres años y notó que no hubo ningún cambio en los asentamientos. Todo se mantuvo exactamente igual: “En 3 años, no hay cambios significativos en ninguna de las 11 variables del índice de vulnerabilidad, lo que habla de la falta de políticas públicas en escala adecuada para esta problemática”, explicó Virgilio Gregorini, Director Ejecutivo de TECHO en Argentina y continuó: “Estamos convencidos que la problemática es abarcable y que los habitantes saben las prioridades y cómo resolverlas. Para eso se necesitan proyectos legislativos que demanden el uso de herramientas como este índice, que obliguen a priorizar los siempre escasos recursos públicos”.

             Además desde la ONG identificaron cuáles son para ellos los tres barrios con mayores problemas y que presentan las situaciones más críticas: Los Provincianos (Berisso, Buenos Aires), Lapacho III (Tartagal, Salta) y La lagunita (Rosario, Santa Fé). Los especialistas explicaron que si bien se hacen obras en algunos asentamientos, no sirve para mejorar los números a nivel nacional: “No generan un impacto en todo el territorio. Esperamos que el informe sea un punto de partida para que se mejoren los números. Queremos que haya un compromiso de gestión por parte de los gobiernos, un compromiso a 10 o 20 años pero que resuelva los problemas estructurales que tengan estos asentamientos”, finalizó Florencia Yaccarino, coordinadora del relevamiento.