miscelaneas | Constitucional | Familia

PADRES TRANSGÉNERO

PADRES TRANSGÉNERO: Trystan Reese es un hombre transgénero estadounidense de 34 años, quien dio a luz el pasado viernes 15 de julio de este 2017. El trabajo de parto duró casi 30 horas, pero no evitó que él y su pareja compartieran la gran noticia en las redes sociales. “Hasta ahora todo ha sido muy fácil”, comentaron los jóvenes padres en el video que publicaron en su página de Facebook, donde ya venían compartiendo a sus miles de seguidores todas las noticias del embarazo. Conoce su historia en esta galería.

          Trystan Reese y Biff Chaplow ya se habían convertido en padres con anterioridad, ya que en el año 2011 adoptaron a los sobrinos de Biff cuando los niños se quedaron sin más familia que su tío. Sin embargo, la pareja quería un hijo biológico.

EL CUERPO: Trystan es un hombre transgénero que conserva su aparato reproductivo femenino. Él mismo lo explica en la página de Facebook, que creó junto a Biff para que sus seguidores pudieran conocer su historia desde el embarazo.

EL AMOR AL CUERPO: “Mucha gente cree que los trans odiamos el cuerpo con el que hemos nacido”, explicaba Reese en un video hace unos meses. “Yo no puedo hablar por todos, pero creo que mi cuerpo es fantástico. Lo considero un regalo. He tenido que hacer cambios

RIESGOS FÍSICOS: Para llevar a cabo la gestación, Trystan tuvo que interrumpir su tratamiento hormonal. Cinco meses después, y bajo una estricta supervisión médica, el joven logró embarazarse. La gestación, sin embargo, fue considerada de riesgo,

FAMILIA: Como una familia unida, la pareja todo el tiempo comparte fotografías en las redes sociales mientras pasa el tiempo junto a sus otros dos hijos adoptivos, quienes están con ellos desde muy pequeños.

EL GRAN ANUNCIO: A través de Facebook, Trystan y Biff anunciaron el nacimiento de Leo. “Hasta ahora todo ha sido muy fácil. La próxima vez que alguien te diga que un hombre no pueden tener bebés, muéstrale este vídeo”, comentaron.

SOBRE LAS CRÍTICAS: “Hemos comprobado que, bajo el velo del anonimato, la gente se cree con derecho a opinar sobre lo que nos debería ocurrir a nosotros, a nuestros hijos y a nuestra familia”.