miscelaneas | Civil | Consumidor

LE QUITARON UN CRÉDITO HIPOTECARIO POR PADECER DE VIH

 

          La Fundación Huésped patrocina ambos casos; tenían todo aprobado pero no les otorgaron el seguro de vida tras hacerles el test

          Dos pacientes con VIH demandaron a un banco privado con el patrocinio de la Fundación Huésped ya que en ambos casos, después de que les aprobaran un crédito hipotecario a principios de año, la misma entidad bancaria les rechazó el préstamo en febrero porque su aseguradora no les cubría el seguro de vida, a pesar de que tienen un buen estado de salud. Según el banco, la negativa es "por razones objetivas" mientras que la fundación denuncia un "acto de discriminación".

          En diciembre pasado, Manuel (por razones legales se preserva su identidad), de 47 años, presentó todos los papeles para sacar un crédito hipotecario. Pensaba que en 2017 iba a estar viviendo en una nueva casa pero la realidad se impuso. En el mismo mes, se fue a hacer un chequeo general como todos los años a la Fundación Favaloro y se enteró que tenía VIH.

          El trámite bancario siguió su curso y él empezó el tratamiento a la par. En enero le aprobaron el préstamo y en febrero le pidieron que se hiciese unos estudios médicos para que le dieran el seguro de vida, condición para que le otorgaran el dinero. En el laboratorio, le pidieron que firmara un consentimiento informado para que le hicieran el test y él se negó.

          "Me enviaron un primer mail cortito en el que el gerente de la sucursal me decía que finalmente no me habían aprobado el seguro de vida y no me iban a dar el crédito. Le pedí más datos y me dijo que podía ir a buscar los resultados. Con los estudios fui a ver a mi médico y me dijo que estaban bien, mejor que los de muchas otras personas, y ahí me dirigí a la sucursal central y me terminaron mandando una carta diciendo que es normal que el médico de la aseguradora rechace el seguro de vida porque hace un análisis objetivo y que mi médico hacía una lectura subjetiva", contó Manuel.

          Con la negativa del banco, se acercó a la Fundación Huésped donde lo ayudaron a redactar las primeras cartas documento y, luego, pusieron a su disposición un abogado. Manuel, que trabaja en una embajada, es cliente del banco hace 25 años y dice tener los mails en los que le informaban que su crédito estaba aprobado. No sólo eso, sino que le habían dado una extensión del monto y había llegado a reservar una propiedad. Ahora, el caso se encuentra judicializado ya que la instancia de mediación fracasó. Hace un mes demandó al banco por daños y perjuicios.

          "En la primera audiencia, la abogada del banco me preguntó si aún aceptaba que me dieran el crédito si ella lograba que el banco lo hiciese y le dije que sí, pero al final no se llegó a nada porque se ve que recibió instrucciones de no acordar", agregó.

          Romina Cavallo, coordinadora del programa de Atención Directa de la Fundación Huésped, dijo que están recibiendo muchos casos como el de Manuel que involucran a bancos privados y públicos, aunque solo dos están en la Justicia porque mucha gente con capacidad crediticia directamente desiste de tomar un crédito cuando llega a la parte del trámite del consentimiento informado para realizar el test de VIH. Sin embargo, la entidad reclama el cumplimiento de la resolución 37275 de la Superintendencia de Seguros de la Nación, fechada el 29 de noviembre de 2012, por la cual un paciente con el virus no puede ser excluido de los planes de seguros de personas.

          "Estamos en instancia judicial reclamando el cumplimiento de la resolución. No tuvimos suerte en la mediación. Mandamos nota a la Superintendencia, al banco, a la aseguradora, al laboratorio, al Inadi, a Defensa del Consumidor, a la Dirección de Protección de Datos y la entidad bancaria respondió con una carta documento negando todo", explicó Cavallo.

          Sin embargo, para la abogada y la institución no hay dudas. Se trata de un caso de discriminación. "Una persona con VIH en tratamiento crónico tiene la misma expectativa de vida que cualquier persona. Los del banco niegan todo por un imperativo procesal. Después hubo un intercambio de cartas documento con la compañía de seguros. Según ellos, esta persona por cuestiones médicas no cumplía con los estándares de salud que ellos manejan. Dicen que hay riesgos de carácter objetivo. Esto es discriminatorio, no deberían pedir el test. El laboratorio lo hace porque la aseguradora lo solicita y el banco contrata a la aseguradora. La persona tiene firmado el contrato, todo lo crediticio estaba aprobado".

          El segundo caso que lleva la Fundación Huésped es el de Diego (por razones legales se preserva su identidad), de 41 años, que al igual que Manuel fue rechazado en el mismo mes de febrero por el mismo banco. Presentó los papeles, le aprobaron el crédito hipotecario y fueron a tasar la casa que le interesaba pero luego le pidieron el seguro de vida. "Fui a la clínica, que más que clínica parecía una carnicería, y firmé el consentimiento. A los tres días me llamaron y me dijeron que se había contaminado la muestra de sangre y que me tenía que hacer los análisis otra vez. Nuevamente fui y firmé el consentimiento y retiré los estudios que ya estaban. En una salita, el médico me explicó que estaban bien pero el único problema es que tenía VIH. Yo no lo sabía, me enteré ahí ".

          Al igual que Manuel, Diego intercambió varios mails con el banco, hasta que le llegó la confirmación de que finalmente no se lo daban. "Me lo mandaron un viernes y me dijeron que no me querían amargar el fin de semana diciéndome la razón. Fue un ´seguí participando´ todo por mail", contó.

          Diego, que es ingeniero químico, está en juicio con el banco pero pudo conseguir su casa ya que al mismo tiempo inició el trámite en otra entidad bancaria en la que no tuvo problemas por el diagnóstico y le dieron el crédito.

          Waldo Sobrino, abogado de la consultora en seguros de empresas Waldo Sobrino & Asociados y profesor de la Universidad de Buenos Aires, coincidió con la Fundación Huésped en que se tratarían de casos de discriminación. "Evidentemente se está discriminando. Lo lógico sería que el banco mantenga el crédito y a lo sumo le permita conseguir otro seguro de vida de otra aseguradora. Incluso por el artículo 40 de la Ley de Defensa del Consumidor el banco es también responsable por los daños", argumentó.

          El letrado incluso esgrimió que se podría acusar de "daño punitivo" al banco y la compañía de seguros por tener una "conducta antisocial". "La realidad es que se están ensañando con la persona. El artículo 42 de la Constitución Nacional habla de la protección de la dignidad y en el artículo 75 inciso 22 se aprueban los convenios internacionales en materia de derechos humanos. No hay un motivo técnico por el cual los pueden rechazar y encima habría que preguntarse en uno de los casos, cómo hicieron el test de VIH sin autorización", completó.