LA CORTE SUPREMA MEDIARÁ OTRA VEZ EN LA PELEA DE DOS PROVINCIAS POR EL RÍO ATUEL

          La Pampa presentó una demanda contra Mendoza reclamando por los daños ambientales, sociales y económicos provocados por el corte del cauce.

          La pelea por el río Atuel lleva casi cien años. A principios del siglo pasado, las obras privadas y desvío del río en la parte alta de la cuenca, menguó el caudal del río que llegaba al entones territorio nacional. Pero el golpe más fuerte ocurrió con la construcción de   Los Nihuiles, una obra hidroeléctrica en el sur mendocino -en la zona de Valle Grande-, que interrumpió el caudal el Atuel en territorio pampeano.

          Por ese río ya hubo un juicio que inició La Pampa en 1979. El fallo de la Corte Suprema en 1987 estableció que se trataba de un río interprovincial. Obligó a las provincias a crear un comité de cuenca, pero le otorgó a Mendoza un cupo que reconoció los derechos de riegos sobre 72 mil hectáreas. Es decir, que una vez que se regaran esas hectáreas, habría agua para La Pampa. En la cultura y la historia pampeana la referencia al Atuel fue "el río robado".

          En la demanda de 2014, presentada por el ex gobernador Oscar Jorge, La Pampa sostuvo que la falta de desarrollo productivo y el perfil desértico del oeste fue provocado por el corte del río Atuel. Hasta 1947 había producción caprina y cerealera en cercanías de Santa Isabel, un pueblo ubicado en la ribera del Atuel.

          El gobernador pampeano, Carlos Verna, y el de Mendoza, Alfredo Cornejo, cruzaron duros reproches por el conflicto. “El gobernador de La Pampa hace show y no lo veo con ganas de resolver el asunto”, dijo Cornejo el año pasado en General Alvear.

          El pampeano también le sumó pirotecnia a la pelea: "Una vez más los mendocinos mostraron la hilacha y ahora con angurria se quieren quedar con todo”, dijo cuando Mendoza obtuvo el cobro de las totalidad de las regalías de Los Nihuiles a través de una trámite judicial. Pero el tono de las frases marca el nivel de la disputa política.

          El constitucionalista Andrés Gil Domínguez es pampeano. Patrocinó al abogado pampeano Miguel Angel Palazzani, quien presentó en 2012 un amparo en la Corte Suprema por el corte del río Atuel y el daño ambiental causado en el oeste pampeano. Conoce la problemática. "La postura de Mendoza está cada vez más débil porque no se basa en razones constitucionales sino tan solo en el uso de la fuerza", dice Gil Domínguez.

          En Mendoza tomaron con cautela la audiencia fijada por la Corte Suprema que rechazó el recurso de esa provincia que rechazaba la competencia del tribunal supremo para dirimir el conflicto.

          El ministro de Gobierno de Mendoza, Dalmiro Garay, dijo: "Entendíamos que las cuestiones ambientales que planteaba La Pampa no eran así. Teníamos el conflicto judicializado y resuelto por la Corte en 1987. No se están incumpliendo las pautas que se habían establecido. El único problema es que no hay agua”.

          Garay también critica la postura pampeana: "Malvinizaron el tema. Es complejo ir a una audiencia de conciliación con una parte que no quiere conciliar".

          La provincia cuyana atacó duramente a La Pampa en el expediente: afirma que cuando construyó un acueducto, La Pampa llevó agua del río Colorado a la zona de la pampa húmeda. Se refiere al acueducto que abastece de agua potable a unas cuarenta poblaciones pampeanas, incluida Santa Rosa.

          Para La Pampa el fallo de la Corte Suprema que declaró interprovincial el río Atuel nunca se cumplió. Y Mendoza se refugia en una parte del fallo: le dieron vía libre para que riegue 72 mil hectáreas, después de lo cual mandará agua hacia territorio pampeano. En la audiencia del 14 de junio la Corte Suprema de Justicia intentará arrimar a las dos provincias.