UN HOMBRE DEBERÁ INDEMNIZAR A SU EX MUJER POR LAS LABORES DOMÉSTICAS REALIZADAS DURANTE LA CONVIVENCIA

12 de ABRIL de 2017. CANTABRIA

La pareja, casada en separación de bienes, se separó legalmente pero volvió a convivir a posteriori, desde 2007 hasta 2013

En ese segundo periodo, la mujer abandonó su trabajo para dedicarse en exclusiva a las labores del hogar y el tribunal entiende que el hombre ha resultado "beneficiado" y debe abonar 23.628 euros

La Audiencia Provincial de Cantabria ha reconocido a una mujer el derecho a recibir una indemnización de 23.628 euros de manos de su ex marido por el trabajo doméstico que desempeñó durante el periodo de convivencia.

El tribunal de apelación confirma de este modo la sentencia dictada el pasado año por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Castro Urdiales, que estimó la demanda de la ex esposa. El ex marido recurrió esta decisión y, ahora, la Audiencia Provincial ha desestimado su pretensión.

La pareja, que se había casado en régimen de separación de bienes, se separó legalmente pero, en enero de 2007, reanudó la convivencia, que duró hasta que, en mayo de 2013, se dictó sentencia de divorcio.

Explica la Audiencia que durante ese segundo periodo de convivencia la mujer abandonó su trabajo para dedicarse en exclusiva a las labores del hogar, "haciendo posible que el marido prescindiera del servicio doméstico remunerado que hubo de contratar cuando estaban separados".

Entiende el tribunal que el hombre ha resultado "beneficiado" por esta situación, "ya que el cónyuge que se ha dedicado a trabajar fuera del hogar familiar ha podido, con sus ingresos, aumentar su patrimonio personal, mientras que el otro ha dedicado su tiempo y esfuerzo a la atención de la familia, no viendo beneficiada su posición económica al final del régimen de separación de bienes".

Por ello, la indemnización ahora fijada "viene a compensar el tiempo efectivamente dedicado al trabajo en el hogar". Como recuerda la Audiencia, el fundamento de esta indemnización, que es compatible con una pensión compensatoria, "es la previa contribución en especie -el trabajo doméstico- por parte de uno de los cónyuges al levantamiento de las cargas familiares".

Sostiene la Audiencia que, en los supuestos de reconciliación de los cónyuges separados judicialmente, subsiste la separación de bienes y añade que este régimen "no exime a ninguno de los cónyuges del deber de contribuir al levantamiento de las cargas familiares".

"Puede contribuirse con el trabajo doméstico, no siendo necesario, por tanto, que ambos cónyuges aporten dinero u otros bienes para sufragar las cargas del matrimonio. El trabajo para la casa es considerado como una forma de aportación a los gastos comunes", continúa la sentencia.

Añade el tribunal que el trabajo de la casa "no sólo es una forma de contribución, sino que constituye también un título para obtener una compensación en el momento de la finalización del régimen".

Por tanto, entiende la Audiencia que la ex mujer tiene derecho a percibir una indemnización, cuya cuantía, fijada por el juzgado de instancia, califica de "correcta". Para su liquidación se ha tenido en cuenta el salario mínimo interprofesional reducido en un 50% --dado que "el trabajo prestado también redundó en la satisfacción de las necesidades propias de la actora"--, así como el periodo de convivencia -desde que se dejó sin efecto la separación hasta que se dictó la sentencia de divorcio.

Contra esta sentencia cabe recurso extraordinario de casación ante el Tribunal Supremo y por infracción procesal ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.