miscelaneas | Discapacidad | Familia

EXTRADITAN A UN CORDOBÉS QUE VIVÍA EN MÉXICO POR INCUMPLIR CON LA CUOTA ALIMENTARIA DE SU HIJA

 

El proceso de extradición comenzó hace dos años y se concretó ayer. La niña tiene una discapacidad, por eso el delito se agrava. La denuncia fue en 2004.

La situación es inédita en Córdoba y probablemente en el país también. Un hombre que vivía en México fue extraditado por pedido de la Justicia cordobesa acusado de incumplir con el pago de la cuota alimentaria de su hija que vive en Bell Ville. 

Félix Gabriel Girola llegó ayer a la provincia luego de un largo proceso judicial que comenzó con una denuncia de 2004. El fiscal de instrucción de Bell Ville, Oscar Aliaga, había pedido su detención luego de que el hombre no se presentara ante la Justicia en varias citaciones judiciales. 

Girola es cordobés y vive en México. Está imputado del delito de incumplimiento de deberes de asistencia familiar agravado, debido a que su hija menor de edad tiene una discapacidad. Por ese motivo, el monto de una eventual pena puede ascender a tres años de cárcel.  

El proceso se desarrolló con la intervención coordinada de la Fiscalía de Bell Ville, el juzgado de control de esa ciudad, el Ministerio de Relaciones Exteriores e Interpol. Actualmente Girola está alojado en el Establecimiento Penitenciario n° 5 de la ciudad de Villa María, a la espera de ser llamado a indagatoria. 

María Alejandra Faricelli, prosecretaria del juzgado de control, dijo  que el hombre fue citado varias veces hasta que se dictó que estaba en rebeldía y se ordenó detenerlo. “A partir de averiguaciones de fiscalía llegan a localizarlo. Lo citaron internacionalmente en varias oportunidades, no comparecía ante la Justicia y luego se dispuso su detención”, dijo. 

El trámite de extradición implica un juicio en el país donde está la persona -en este caso en México- para controlar que el pedido sea legal. Todo el trámite llevó dos años y terminó de concretarse ayer. 

“Es un caso novedoso, sobre todo porque se trata de la protección de intereses de una menor niña discapacitada, que entra dentro de un colectivo que requiere la protección fundamental del Estado”, explicó Faricelli.

La denuncia

La situación se remonta al 2000, fecha en que la mamá de la niña estaba embarazada. En ese momento, su marido decidió irse por cuestiones laborales a México. Según la denuncia que hizo la mujer, Girola volvió en 2003 para firmar el divorcio. 

"Ahí acordaron que iba a pagar 250 pesos por mes de cuota alimentaria. Quedó fijado en la misma sentencia de divorcio, más una deuda que tenía. Se volvió a México con todo firmado, le pagó dos meses y después no pagó más", dijo  el asesor letrado Carlos Figueroa, quien representa los intereses de la niña tanto en la causa penal como civil contra Girola. 

En 2004, la mujer hizo la denuncia por incumplimiento de la cuota alimentaria. Mientras tanto, en juicio civil, la Justicia determinó que los abuelos paternos de la niña pagaran en subrogancia la cuota que no abonaba su hijo. "Ella siguió reclamando porque le no le alcanzaba lo que le daban los abuelos", señaló Figueroa. Además, según explicó el asesor, como el delito de incumplimiento es personal, aunque los padres pagaran, el hombre debía responder por la demanda penal. 

En 2011, el fiscal de Bell Ville envió un exhorto notificando a Girola que debía presentarse en tribunales. En ese momento nadie conocía el paradero del hombre. En 2014 y después de varias citaciones, se pidió su captura internacional. Lograron determinar que Girola estaba en Veracruz.

En septiembre de 2014, el hombre se puso en contacto con su ex y comenzó a pagar una cifra mensual. Según indicó el asesor letrado, ese monto fue dispuesto unilateralmente por el acusado y en 2015 bajó de 2.500 pesos a 1000 pesos. Según la denuncia, era mucho menos que lo que habían acordado en el juicio de divorcio. Ese mismo año, el hombre fue detenido. Presentó un recurso, apeló la medida y quedó en libertad mientras duró el juicio de extradición. Finalmente, en febrero pasado se confirmó la medida y la Justicia dispuso su traslado a Argentina. 

Ahora, detenido en Villa María, el hombre espera que el fiscal lo llame a indagatoria para responder a la acusación de incumplimiento de deberes de asistencia familiar agravado.

Su hija hoy tiene 16 años. Sufre un retraso mental y requiere rehabilitación.