miscelaneas | Editorial

LOS ARGENTINOS SOMOS DERECHOS Y HUMANOS??

                                                                                                    Por  Florencia Marina Angeletti - Directora de Pensamiento Civil.

                 Tal vez crean desacertado el título de mi nota quincenal de opinión, pero sinceramente…pretendía causar impacto o al menos, que la abrieran!!.

               Por obvias razones elegí el tema (el 10 de Diciembre se celebró el día de los DDHH) y ahí fue cuando retóricamente accedí al título de esta publicación…lo somos?

               Para los muy muy muy jóvenes les comentare que la  tristemente célebre frase "Los argentinos somos Derechos y Humanos" fue popularizada durante el mundial de Fútbol de 1978, como una campaña de la Dictadura para contraponerse a las denuncias que realizaban los organismos de DDHH en todo el mundo sobre lo que acontecía en nuestro País y a nuestras espaladas.

              Mientras casi todos (por no generalizar) salíamos a festejar por la Avenida 9 de Julio aquella “victoria comprada”  que nos dejara  aquel campeonato mundial de futbol, puertas para dentro nos  “desangrábamos”.

              Antes de continuar reflexionando vale aclarar que al  hablar de Dictadura, siempre se hizo referencia a la “Dictadura militar”. Desde hace un tiempo a esta parte se dice "Dictadura cívico-militar"; mas allá de un término o de otro, el punto central es que hablamos de DICTADURA a como den ganas y lugar.
              Y acá es donde vuelvo sobre mi carril de pensamiento central,  a esta altura de la soirée, me es muy evidente que las dictaduras que asolaron en mi país  siempre tuvieron cómplices civiles que se beneficiaron con ella y lo que es peor, poco les importaba la vida de cada persona que desaparecía; caso contrario de lo que afirmo  seria la inexistencia de la apropiación de bebes.-

              Por ende y siendo que ya festejamos en este 2016, los  33 años ininterrumpidos de democracia como puede ser posible que ante cualquier hecho de inseguridad (leve o grave) aun escuchemos la frase “con los militares esto no pasaba” y lo que es peor, no se la escuchamos a algún madrugado medio entrado en copas, la hemos tolerado de personas reconocidas del mundo del espectáculo en medios de comunicación con más de un oyente apoyando la alocución (lo mencionado es solo a modo ejemplificativo, ya que entran políticos, personalidades del deporte, Doña Rosa y siguen los etc).

              Ni hablar que por darle imperio a la ideología política que cada uno ostenta se califique a modo de insulto, que tal o cual son “garantistas” y/o de forma  insidiosa y permanente se ataque  las políticas de Derechos Humanos que determinados funcionarios, diputados, etc intentan poner en practica.-

              Estas exteriorizaciones descalificantes, obvio adquieren mayor gravitación cuando son reproducidas/”acompañadas” por un medio masivo de comunicación que para sorpresa de varios y de otros, no; fueron grandes “socios” de estas políticas dictatoriales.

              No obstante y sin caer en líneas que ya se han escrito una y mil veces; mi incógnita dominguera radica en repensar si es que somos “TAN DERECHOS Y HUMANOS”?.., al menos, me conformaría con que ensayáramos con hechos concretos y no flameando simples banderines celestes y blancos,  un poco más de HUMANOS, un poco más de humanidad.

              Hoy en día y con el pasado que cargamos en nuestros hombros,  no debiera ser motivo tan siquiera de “intercambio de ideas” la inserción de Políticas de DDHH en nuestro Estado sin importar el color partidario que ostente el cargo presidencial. Que un niño, adulto mayor y/o enfermo muera de hambre en plena Capital Federal es decir a metros de Casa de Gobierno debiera ser un hecho trascendente y desgarrante para cada uno de nosotros y no una situación cotidiana que “nos pasa” por delante montada sobre  una realidad ansiosa e indolente.

              A modo de conclusión  y tratando de terminar “arriba” en el discurso, invito a reflexionar sobre si realmente alguno de nosotros aun alberga un “facho” que cotidianamente reprime (aunque sea de forma mínima)  algún acto de otro ciudadano, el cual nada hace para interferir en nuestros derechos. De ser afirmativa su respuesta, hay mucho aun por trabajar con nosotros mismos, desarraigando miserias, tal vez “prendidas” de una educación primaria, secundario y/o universitaria dentro de la etapa militar; de no ser así, implementar el “pensamiento crítico” ante cualquier idea, manifestación, etc que  desacredite los derechos personalísimos, básicos, humanos y constitucionales que un “otro” se merece por habitar suelo patrio y porque no, el mismo universo.

               No olvidemos que hoy es uno el que esta de este lado pero velozmente las circunstancias vivenciales pueden colocarte “del otro lado”….del discriminado!!